Investigadores españoles identifican unas sustancias que regulan la saciedad

Una investigación conjunta de la Universidad Complutense, la Fundación Hospital Carlos Haya y la Universidad de California identifica unos reguladores de la saciedad que actúan en el tracto gastrointestinal, un estudio que abre una nueva vía en el tratamiento de los trastornos alimentarios.

En un comunicado que ha difundido hoy la Universidad Complutense se explica que el organismo libera unas sustancias que actúan como reguladoras de la ingesta de alimentos interviniendo sobre terminales nerviosos situados en el tracto gastrointestinal y que informan al cerebro de la sensación de saciedad.

Esas sustancias han sido identificadas en la investigación realizada por el profesor Miguel Navarro, director del departamento de Psicobiología de la Complutense, y el doctor Fernando Rodríguez de Fonseca, de la Fundación Hospital Carlos Haya, en el que ha colaborado un equipo de investigación del departamento de Farmacología de la Universidad de Irvine, en California, dirigido por el profesor D. Piomelli.

Esta investigación arroja luz sobre el papel fisiológico que juega el llamado sistema endocannabinoide y abre nuevas vías terapéuticas para los trastornos relacionados con la alimentación, como la anorexia, bulimia u obesidad.

Acción sobre la ingesta y la sensación de ansiedad

El estudio, que se publica en el último número de la revista ‘Nature’, se centra en un compuesto denominado aciletanolaminas (anandamida, oleiletanolamida y palmitoiletanolamida) y demuestra que actúan como reguladores de la saciedad al intervenir sobre terminales nerviosos situados en el tracto gastrointestinal. La investigación evidencia que mientras la anandamida promueve la ingesta de alimentos, la oleiletanolamida y la palmitoiletanolamida inducen la sensación de ansiedad.

Sus efectos son periféricos y, por tanto, se desconoce aún la implicación de otros centros nerviosos, como algunos núcleos hipotalámicos o troncoencefálicos, situados en el sistema nervioso central.

También se ignora si la actuación de esas sustancias sobre los terminales nerviosos del tracto grastrointestinal depende de la clase de nutrientes ingeridos (hidratos de carbono, grasas o proteínas), pero el estudio indica la posibilidad de encontrar nuevos tratamientos para los trastornos relacionados con la alimentación.

REBLOGGED

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: